miércoles, 23 de marzo de 2016

DEUDA DE HONOR

(The Homesman) - 2014

Director: Tommy Lee Jones
Guion: Tommy Lee Jones, Kieran Fitzgerald y Wesley A. Oliver

Intérpretes:

- Tommy Lee Jones: George Briggs
- Hilary Swank: Mary Bee Cuddy
- Grace Gummer: Arabella Sours
- Miranda Otto: Theoline Belknap
- Sonja Richter: Gro Svendsen
- Meryl Streep: Altha Carter
- William Fichtner: Vester Nelknap
- James Spader: Aloysius Duffy

Música: Marco Beltrami

Productora: Roadside Attractions/Sabian Films/The Javelina Film Company/Ithaca
País: Estados Unidos

Por: Güido MalteseNota: 7,5

George Briggs: “Es la mejor mujer que ha existido"

Nueve años después de la fantástica “Los tres entierros de Melquíades Estrada”, Tommy Lee Jones vuelve a ponerse tras la cámara para deleitarnos con un “Western”, sí, entre comillas, ya que tiene mucho más de drama ambientado en la época del Far West.



La película se ambienta en 1855 en Nebraska y Iowa, Mary Bee Cuddy (Hilary Swank) es una mujer de treinta años, soltera y que vive en soledad, la iglesia la designa en una misión para llevar a tres mujeres que han perdido la cordura a Iowa en un peligroso viaje de varias semanas. Antes de emprender el camino, salva de morir ahorcado a un viejo llamado George Briggs (Tommy Lee Jones), a quien obliga a acompañarlo en el viaje como pago por haberlo salvado. De esta forma ambos tendrán que lidiar con la locura de esas mujeres, sus problemas internos y todo lo que conlleva el viaje.


Basándose en la novela “The Homesman” de Glendon Swarthout (“Llegaron a Cordura”, “El último pistolero” o “Séptimo de Caballería”), Jones emprende la tarea de contarnos una odisea con muchas concordancias con las películas citadas. Recordemos que en “Séptimo de Caballería” de Lewis, nos contaban la historia de un hombre que debe recuperar el cuerpo de Custer tras su muerte o que en “Llegaron a Cordura” de Rossen, Cooper y los suyos vivían una auténtica epopeya para llegar a su destino. Y, por supuesto, cuenta con un tono crepuscular muy al estilo de “El último pistolero” de Siegel. Pero ante todo, Tommy Lee Jones nos narra un auténtico drama, dónde prevalece lo peor y lo mejor del ser humano. De hecho, el propio Jones, no quiere que se catalogue su film cómo un western.



“Deuda de Honor” se centra, sobre todo, en el humanismo de sus personajes. No esperéis duelos, pistoleros ni cabalgadas polvorientas. Es una película pausada, pero encierra una violencia exacerbada, tanto en actos cómo en palabras. Es cruda y directa, sin concesiones de ningún tipo. Melancólica, tenebrosa, sincera y desesperanzadora, la película avanza a ritmo pausado pero firme, mostrándonos sin tapujos las miserias del ser humano. Una historia sin héroes ni villanos, sin buenos ni malos, sin redención posible y sin retorno. Y aunque Briggs y Cuddy demuestran tener unos sentimientos más humanizados, sus vidas son oscuras, solitarias y vacías. Las escenas de Mary Bee pidiendo matrimonio desesperada a cualquiera son estremecedoras.



La dirección es impecable. El uso que hace Jones de los flashbacks (sin serlo realmente) son maravillosos, dando una gran sensación de pesadilla y tristeza. La fotografía de Rodrigo Prieto es fantástica y bien acompañada por una partitura de Marco Beltrami que, sin ser una maravilla, cumple con creces su cometido. Lo que más falla es el guión, al que le encuentro altibajos y algún que otro vacío narrativo.



Las interpretaciones son lo mejor del film. Hilary Swank lo da todo (diría que es su mejor interpretación desde “Million Dollar Baby”) y a Tommy Lee Jones le sienta bien la madurez; no hay un solo atisbo de su típica sobreactuación comedida y se mueve como pez en el agua delante de la cámara. Mención especial a las actrices que interpretan a las locas, que también realizan un gran trabajo.



Quiero mencionar las caras famosas que van apareciendo a lo largo del film y que, aunque breves, aportan buenas actuaciones y sus personajes aportan mucho a esa visión desalentadora del ser humano que tan acertadamente nos describe Jones.



Los papeles de Meryl Streep y James Spader son cortos pero muy intensos. Los muy buenos secundarios William Fichtner y John Lightgow también aportan su parte impecablemente. Podemos ver a también a Hailee Steinfeld, actriz que me impresionó en su interpretación magistral de Maite Ross en la gran “True Grit” de los Coen.



En definitiva, un film disfrutable que, sin ser una gran película, me dejó un buen sabor de boca y la satisfacción de ver un buen Western (por mucho que no le guste a Tommy Lee) después de los fiascos que han sido para mí “Diablo” o “Slow West”. Este es el camino para reavivar el género, no hacen falta “innovaciones” que sólo consiguen desprestigiar el género y darle la razón a los que afirman que el Western ha muerto.
Muchas gracias Tommy Lee Jones!


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Por: Xavi J. PruneraNota: 7

George Briggs (a Mary Bee Cuddy): “Te cruzarás con tres tipos de personas. Caravanas de hombres que no te ayudarán. Contrabandistas que te violarán. Y con indios que te matarán y luego te violarán"


Desde luego, “Deuda de honor” no es un western convencional. Naturalmente, no llega a la categoría de “rareza” que sí ostentan pelis de su mismo género como “El topo”, “El tiroteo” o “Dead Man” pero lo que está muy claro —como ya hemos dicho antes— es que la peli de Jones no es un western al uso.



Un riesgo que puede resultar muy peligroso en una peli del oeste pero que, a mi juicio, Jones consigue solventar en ésta con bastante acierto. En parte porque su propia interpretación como prota y la de Hillary Swank me parecen totalmente creíbles y absolutamente excepcionales. Y, en parte también, porque se agradece y mucho que —de vez en cuando— un western decida huir de los tópicos argumentales de toda la vida y opte por una premisa diferente. Original y atípica como pocas.



Obviamente, “The Homesman” no es una peli redonda del todo y ello se traduce en altibajos narrativos, lagunas en el guión y ciertas situaciones difíciles de creer. Pero si le he otorgado un 7 es porque todos esos handicaps quedan sobradamente compensados con la originalidad de la propuesta, con la complicidad de la pareja protagonista y, sobre todo, con ese tono entre pesimista, triste y desmitificador que Jones consigue imbuirle a su peli. Algo que, sin lugar a dudas, no está al alcance de cualquier cineasta..



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Por: Jesús CendónNota: 7

Como señala Güido Maltese en su reseña no sé si estamos ante un western dramático o un drama ambientado en el far-west, en todo caso creo que se trata de una película con un planteamiento sugerente del que, a modo de complemento de las estupendas reseñas de mis compañeros, deben ser destacados dos elementos.

La visión que ofrece de la mujer en el salvaje oeste. Así nos encontramos con una sociedad represora y castradora que ve en la mujer a un ser incompleto y le reserva un único papel, el de esposa con objeto de procrear nuevos miembros para la comunidad. Tal es la presión que incluso una persona vitalista, luchadora, inteligente, educada y culta como May Bee sucumbe a la misma. De ahí que ni tan siquiera ella misma sea consciente de sus méritos, se considere una fracasada y muestre su angustia vital ofreciéndose en matrimonio, con argumentos prácticos, constantemente.

El profundo contenido religioso de la película. Es un filme que trata temas como la piedad, la entrega a los demás, el amor en el más amplio sentido de la palabra; valores representados en la figura de Mary Bee, una mujer de hondas convicciones religiosas que asume llevar sobre sus hombros no sólo su dolor sino el del resto de la humanidad, en este caso representada en las tres enajenadas que traslada en el carromato. Penosa e insoportable carga que terminará por quebrarla. Las referencias religiosas a lo largo de la cinta son constantes a través de escenas de una fuerte carga simbólica como aquella en la que Mary Bee lava los pies a las tres muchachas en un arroyo o la protagonizada por George que parece renacer tras zambullirse en el río.

Película muy dura y desgarrada, se caracteriza por una cuidadísima dirección por parte de Tommy Lee Jones que parece mimar cada encuadre y dota la cinta de una peculiar poesía.

Evidentemente, como también indica Xavi, no estamos ante una obra redonda. El director abusa de los fundidos en negro con la consecuente ralentización del ritmo del filme, rueda secuencias que no acaban de encajar como la del hotel en medio de la nada cuya resolución me recordó a “Sin perdón” (Clint Eastwood, 1992) y parece no saber cómo acabar la historia con un epílogo que se alarga en exceso; pero en su conjunto creo que estamos ante un sólido y original western con más aciertos que elementos negativos por lo que, con westerns de este tipo, los aficionados al género estamos de enhorabuena.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Fotos:




















TRAILER:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada